El nacimiento más sorprendente: Mi madre no esperaba tenerme en un estacionamiento

Αnna Ϲarolina da Ϲosta Αvelheda Bandeira, de 40 años, habló en una entrevista sobre el momento en que su hijo, Αrthur, llegó al mundo en el estacionamiento del edificio donde ella vivía. 10 meses después de ese día, las fotos del momento exacto del nacimiento del bebé, captadas por el lente de la fotógrafa Graziele Pereira, atrajeron la atención de todo el mundo.

La madre del sonriente y juguetón Αrthur dijo que quedó embarazada a los 29 años, y todo el embarazo fue muy tranquilo, con solo los clásicos síntomas de пausea en el primer trimestre, hinchazón en las piernas, y cansancio, especialmente en el último meses de embarazo.

“Trabajé hasta las 39 semanas de gestación. Era el día de San Valentín. Mi esposo y yo habíamos celebrado nuestro aniversario de bodas el lunes, así que salimos a almorzar. Caminamos hasta el subterráneo del centro de Río, y luego caminamos en el subterráneo de Botafogo hasta donde estaba estacionado el automóvil cerca de la empresa, aproximadamente veinte minutos a pie, y volvimos a casa”.

image

Al día siguiente, Anaa se despertó con algunos calambres. Ya se había tomado la baja médica, con certificado de la obstetra que la acompañaba, porque ya no aguantaba más el cansancio. El plan para ese día era aprovechar para terminar de organizar su cuartito y las cosas que ella y su pareja llevarían al hospital.

image

Anna pasó toda la noche con mucho dolor, levantándose cada diez minutos a medida que el dolor empeoraba cuando se acostaba. Fue entonces cuando la monedero, Αmanda Bento, le preguntó si podía hacer un examen de tacto. “Fuimos a mi habitación y ya tenía 7 cm de dilatación, podíamos ir al hospital. Mientras esperaba, fui a darme una ducha caliente. Pasé entre diez y quince minutos adentro, lo que ayudó a minimizar el dolor que sentía, pero tuve que irme porque se rompió fuente”.

image

“Cuando estaban todos al costado del auto, con la puerta ya abierta para que subieran, Anna tuvo otra contracción y le gritó al monedero: “¡No funcionará, está naciendo!”. Ella no se lo creía, pero vino a examinarlo y, en efecto, ya estaba cacareando.

image

“Le grité a mi esposo, que estaba en el auto, esperando que subiéramos: “¡Amor, ven aquí, corre!”. Mi mayor temor era que no fuera testigo del momento en que nació nuestro hijo. Se quedó detrás de mí, apoyándome mientras yo empujaba y Amanda sostenía al bebé. Roberta también estaba cerca, pero se había movido un poco a un lado para que mi esposo pudiera quedarse conmigo y con nosotros. En tres empujones nació nuestro hijo”, recuerda.

image

Una mezcla de sentimientos se hizo cargo de Anna en esos momentos: había preocupación porque estaban lejos del hospital y no tenían un equipo de parto domiciliario para ayudar a la madre o al bebé en caso de cualquier complicación.

image

“Fuimos mi esposo y yo, nuestro fotógrafo, nuestra doula y nuestra enfermera. Amanda, que es partera, nos aseguró que todo estaba bien conmigo y con el bebé. Y una inmensa felicidad y agradecimiento se apoderó de mí, por haber logrado traer al mundo nuestro pueblo en su tiempo. Luego vino el alivio, porque con su nacimiento se acabaron los dolores y las contracciones”.

image

“Nació rubicundo, todo arrugado y lleno de vérnix, llorando y mostrando lo que vino a buscar camino al hospital, ya estaba amamantando yo también estaba bien, gracias a Dios”, dice la madre.

image

Anna dice que nunca pensó que esto le pasaría a ella, especialmente porque tanto Anna como Roberta siempre pensaron que era demasiado arriesgado. Y para las mujeres que temen el dolor del parto, Anna deja un mensaje: “Antes que nada, estudien, infórmense. El parto es “natural”, pero necesitamos saber toda la fisonomía involucrada. Entonces confía y cree que eres capaz. Como Roberta Reis, nuestra doula, siempre me decía: “El nacimiento empieza en la cabeza”. Es ahí donde tenemos que trabajar en la idea de que lo hemos logrado.

Related Posts

Cuando la felicidad se convierte en el bien más valioso

La riqueza de la felicidad: un regalo sin medida Si la felicidad pudiera medirse y colmarse, me habrías convertido en la persona más rica del mundo. El …

Un bebé súper lindo fascina a los internautas

La irresistible ternura de un bebé cautiva a la comunidad en línea En el vasto panorama de Internet, pocas cosas pueden capturar corazones y difundir alegría…

Sonrisa traviesa: Chica guapa con rostro radiante

El travieso encanto de una encantadora niña con un rostro radiante En el bullicioso ámbito de la vida cotidiana, pocas cosas pueden alegrar un día como las traviesas…

La infancia a través de cada mirada inocente

El milagro de la infancia: cautivando corazones con cada mirada y acción El milagro de la infancia es una experiencia profunda y encantadora, cautivadora…

Momento adorable: el bebé captura los corazones de la comunidad en línea

La adorable ternura de un bebé: cautivando a la comunidad en línea No hay nada como la adorable ternura pura y sin filtros de un bebé. De sus …

Inocencia como un ángel: belleza inocente con mejillas rosadas y labios jóvenes

La encantadora belleza de un bebé: mejillas sonrosadas y labios carnosos La belleza pura y encantadora de un bebé es una fuente de alegría y asombro para todos los que lo contemplan. …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *